La accesibilidad en los edificios toma cada día mayor importancia. Son muchos los usuarios que se benefician de disponer de un portal completamente accesible para el acceso a su casa.

¿Cómo acceder a mi portal?

Personas mayores, minusválidos, accidentados, mujeres embarazadas, padres o madres con el carrito del niño, deportistas con bicicletas. Una gran cantidad variada de perfiles se pueden aprovechar de los grandes beneficios, aplicando medidas de accesibilidad a nuestra puerta de portal.

Una rampa de acceso

A día de hoy disponer de una rampa de acceso al edificio es algo básico. Los edificios más antiguos suelen tener escaleras en malas condiciones, con el paso del tiempo las personas que viven en el edificio se van haciendo mayores. Por eso, es muy importante  tener una rampa a la entrada del portal para mejorar la calidad de vida de los inquilinos.

Acceso de minusválidos a la vivienda

 

Puerta automática

Las puertas automáticas son sin duda un gran avance que debemos tener en cuenta. Son fáciles de usar y muy cómodas. Una puerta automática evita que la persona mayor tenga que hacer fuerza para abrirla, o que el padre de dos niños tenga que “tener 5 manos” para poder abrir la puerta a la vez que lleva en brazos a su hijo y empuja carrito.

Las puertas automáticas pueden funcionar con una llave o con un mando. La apertura puede estar temporizada de manera que se cerrará automáticamente pasado un tiempo. Por motivos de seguridad y para evitar que la puerta se queda abierta demasiado tiempo, suele instalarse botones para su cierre, una vez que hemos accedido a la vivienda. Por supuesto podemos usar el mando inalámbrico para hacerlo.

Sistemas de apertura automatizados

Existen en la actualidad sistemas para simplificar aún más el proceso de abrir y cerrar la puerta. En este caso basta con acercarnos a la puerta para qué se habrá automáticamente, sin necesidad de mandos a distancia. Solo con tener el llavero en el bolsillo, al acercarnos al portal la puerta se abre. Estas puertas disponen de sistemas de control para evitar que la puerta se cierre cuando aún hay una persona sobre ella. Si lo necesitamos, podemos además abrir la puerta con nuestras llaves.

 

Juego de llaves

 

Los llaveros están personalizados para cada vecino y pueden deshabilitarse cuando sea necesario, por la pérdida de las llaves o por un vecino que ya no vive en nuestro edificio.

Las puertas automáticas disponen de un modo de apertura bloqueada, para que permanezca abierta cuando necesitemos hacer una mudanza o ventilar el edificio

Cómo evitar que mi puerta se cierre de golpe

Los portazos en las puertas son bastante desagradables, incluso pueden llegar a ser peligrosos, sobre todo para ancianos, niños y animales de compañía.

Corrientes de aire, puertas muy pesadas o mal ajustadas suelen ser algunas de las causas de portazos y cierres bruscos.

 

Cerradura puerta de portal

 

El portazo de la puerta que se cierra de manera inesperada, puede causar que nos quedemos fuera de casa sin llaves para abrirla, con el consiguiente problema y la muy probable visita del cerrajero a nuestro domicilio. En el peor de los casos, al cerrar fuerte se puede ver dañada la cerradura y nos resultará complicado abrir la puerta con facilidad.

Amortiguadores para puertas

Las puertas de edificios suelen disponer de amortiguadores, un simple sistema que bien ajustado consigue que la puerta de portal cierre de una manera suave y sin ruidos. Evitamos además quedarnos atrapados y tener accidentes domésticos.

Instalar un tope

Otro problema asociado, es la apertura demasiado rápida de la puerta. Esto puede ocasionar que se  golpee con la pared, provocando roturas en la misma. Para evitar este problema es conveniente instalar un tope, qué evitará que nuestra puerta sufra daños al chocar bruscamente con una pared.

Las puertas metálicas muy pesadas son proclives a este tipo de problemas, por lo que recomendamos instalar una puerta de acero inoxidable, mucho más ligera y bien ajustada.