Los componentes y elementos de nuestras puertas inoxidables garantizan una resistencia a la corrosión y al calor, además de un cuidado fácil y cómodo para cualquier usuario. Pero no estamos a salvo de que se manchen ya sea porque están al aire libre o debido a un cambio de cerradura rotaPor ello, aquí explicaremos cual es la mejor manera de mantener y limpiar una puerta de acero inoxidable, para que esté siempre como el primer día utilizando los productos adecuados.

Utensilios y productos para limpiar acero inoxidable

Lo primero que te estarás preguntando es, qué debo tener en cuenta al limpiar una puerta de acero inoxidable. Por lo que te explicaremos todo lo necesario para ponerte manos a la obra con la tarea en cuestión. En el momento de empezar, necesitarás varios elementos a tu alcance para proceder a la limpieza: el producto en cuestión elegido para aplicar en la puerta (para el acero), un barreño ó cubo con agua templada y esponja. Para los cristales necesitarás un producto específico para su limpieza (limpiacristales) y un trapo seco para deshumedecer el cristal tras su limpieza.

Limpiar puerta de portal

Todo este material lo puedes conseguir a un precio muy asequible e incluso de forma online. Hay que tener muy en cuenta que productos debes comprar para no dañar la puerta a la hora de quitar las manchas del acero inoxidable. El producto en cuestión que apliques, nunca puede tener lavandina, ya que reacciona con al material de estas puertas y las perjudica. Y como esto puede que os haya sonado a chino, lo que no debe contener es básicamente lejía. Como consejo, te recomendamos que uses una ropa adecuada o específica para no estropear o manchar en un despiste tus prendas de más valor.

Limpiar acero inoxidable y cristales

Para la limpieza del cristal simplemente debes aplicar el producto en cuestión para ello, con un trapo y movimientos circulares, y otro paño que no esté húmedo para su posterior secado.  En caso de que el cristal presente mucho polvo, antes de realizar la limpieza, quitarlo con papel de cocina o un trapo. Ahora llega el momento de quitar oxido del acero o manchas y los trucos para limpiar las puertas. La acción que vamos a llevar a cabo, es conveniente realizarlo con la esponja o trapo, y luego el agua templada únicamente ya que el uso de detergentes puede dejar un color amoratado en el acero inoxidable, si esto sucediese arreglarlo sería sencillo, procediendo a limpiarlo correctamente con agua y secar la superficie inmediatamente. 

Como limpiar ventanas de acero

Lo mejor es empezar por los marcos y después continuar con el interior de la puerta. Una vez aplicado el producto elegido para su limpieza, realizar movimientos desde abajo hacia arriba, centrándote en el momento de llegar al picaporte ya que suele ser lo que más se toca y deteriora. Para acabar eliminando las manchas de los dedos, hay que observar el acabado de la puerta de acero inoxidable. Sí es brillo (liso), con un par de pasadas con un trapo húmedo es suficiente. Pero, si por el contrario es satinado (más rugoso), será necesario alguna pasada más para eliminar estas huellas de los dedos.

¿Qué debes hacer cada cierto tiempo con el acero?

Para lograr mantener la puerta en un perfecto estado y que tenga buen aspecto, es recomendable realizar un pulido de la misma cuando la superficie de esta empieza a deteriorarse y rayarse, es decir, algo que al limpiarlo de la manera que hemos expuesto antes, no se quita.

Para realizar esta tarea necesitarás una cera concreta para este tipo de producto inoxidable, y una herramienta pulidora que deberás aplicar a todo el área de la puerta. De esta forma mejorará su aspecto y quedará un resultado perfecto. Como consejo, no debéis pulirla cada vez que se limpie, si no, cuando se vea algún pequeño deterioro para que esta quede en un estado excelente.

Quizás te pueda interesar